¿Preparado para la NIIF 15 y NIIF 16?

Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) están en constante ajuste parte de la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB por sus siglas en inglés), lo cual representa un reto constante para las entidades que elaboran sus estados financieros bajo estas normas contables internacionales.

Las más recientes normas emitidas son las NIIF 15 relacionada con el reconocimiento de ingresos y está vigente desde el 1 de enero de 2018, y la NIIF 16 que aplica sobre contratos de arrendamientos y que empezó a regir desde el 1 de enero de 2019. Recordemos que con las enmiendas que emite, el IASB pretende aclarar requerimientos existes, unificar temas o adicionar orientación de respaldo para esta normativa contable global. Cabe mencionar que estos requerimientos son únicamente exclusivos para las NIIF Completas y hasta el momento no tienen incidencia para otros marcos contables utilizados en Honduras, como por ejemplo, las NIIF para las Pymes y las Normas de la Comisión Nacional de bancos y Seguros (CNBS). Precisamente, uno de los tópicos en los que se ha venido trabajado es en el reconocimiento de los ingresos y es tratado por la NIIF 15. En dicha norma se brindan guías prácticas que le permitan a las empresas ser más precisas en una adecuada contabilización de sus ingresos derivados de contratos con clientes, por ejemplo, la identificación de obligaciones de desempeño y también nuevos indicadores que permitan valorar la identificación entre principal y agente. La 16 NIIF fue emitida en enero de 2016 y se aplica a los períodos de presentación de informes anuales comenzando en o después del 1 de enero de 2019. Por otra parte, en enero de 2016, el IASB emitió la NIIF 16 “Arrendamientos”. Este estándar que está vigente desde el 1 de enero de 2019, requiere a los arrendatarios reconocer activos y pasivos para todos los arrendamientos, a menos que el plazo del arrendamiento fuera de 12 meses o menos, o el activo subyacente tenga un valor bajo. Este pronunciamiento reemplaza la NIC 17, CINIIF 4, SIC 15 y SIC 27. La NIIF 16 propicia que la mayoría de los arrendamientos se presenten en el estado de posición financiera de los arrendatarios bajo un modelo único, eliminando la distinción entre arrendamientos operativos y financieros. Sin embargo, la contabilidad para los arrendadores permanece igual de acuerdo a sus dos modalidades (operativos o financieros). Bajo la NIIF 16, los arrendatarios reconocerán contablemente un activo con su depreciación por el derecho de usar un bien (por ejemplo: edificio, vehículo o mobiliario alquilado) y una deuda por arrendamiento correspondiente la cual devengará intereses. Para responder a las inquietudes manifestadas por muchas empresas en relación al costo/beneficio de aplicar la NIIF 16 a determinados contratos de alquiler, el IASB ha incluido cierta simplificación, permitiendo contabilizar los arrendamientos a corto plazo y los arrendamientos de activos de bajo valor directamente como un gasto, normalmente de forma lineal a lo largo de la duración del arrendamiento (es decir, seguir con la contabilización tal y como los actuales arrendamientos operativos). Sin duda, la aplicación de estas normas contables tendrá un impacto importante sobre los estados financieros de las compañías y sobre los indicadores y métricas clave del negocio, por eso, los invitamos a conocer en profundidad esta nueva normativa.

Fuente: El Heraldo

CONTÁCTENOS

Déjenos sus datos para ponernos en contacto con usted y así atender su requerimiento.